Académico de la Universidad investiga nuevas formas de detección epigenética de células cancerígenas en sangre

Dic
13
2017
El Dr. Pedro Rodríguez de la Escuela de Medicina de la Universidad de Santiago de Chile, se le ha otorgado un proyecto DICYT, con duración de tres años, con el fin de investigar “El método para el aislamiento y análisis de histonas de plasma, proveniente de tumores, para ser usadas en la detección y pronósticos epigenéticos en la evaluación de las enfermedades neoplásicas”.
La mayor motivación para el investigador, es su larga trayectoria trabajando la epigénesis, que se refiere a un tipo de información no codificada en el ADN, trasmisible sexual y asexualmente, que controla la actividad de los genes, incluyendo el desarrollo de células cancerosas.
 
“Esta información, como dice la palabra epi, está sobre la información genética, dominándola y controlándola, mientras que los genes son inertes, las moléculas epigenéticas, por ejemplo, las histonas, recepcionan todo tipo de información ambiental, la cual es trasmitida a los genes para su funcionamiento. (…) El deporte, el alcoholismo, el tabaquismo o las vitaminas que tomamos día a día van a influenciar, positiva o negativamente, la información epigenética, la cual puede afectar la actividad de nuestros genes”, agrega Pedro Rodríguez. 
 
El trabajo es desarrollado en convenio con el hospital Barros Luco, en conjunto a cirujanos, patólogos y enfermeras, en donde se encuentra el doctor Juan Luis Rojas, profesor de patología de la Escuela de Medicina de la USAH. 
 
Por otra parte, indica que para el desarrollo tumoral no es suficiente una “mala mutación”, sino que también, “son imprescindibles cambios globales en la información epigenética, que son segregados al torrente sanguíneo, pudiendo ser detectados, a partir de una muestra de sangre, para la evaluación no invasiva de la severidad del cáncer”.
 
Para explicar de mejor manera esta investigación, el profesor menciona que “el ADN, la información genética, es una cadena de azúcar, fosfato y bases nitrogenadas muy larga, la cual está enrollada alrededor de las histonas. Las histonas portan la información epigenética, decidiendo la actividad de los genes. (…) El ADN, por sí solo, no define nada, lo decide la epigénesis, la cual es hereditable. Sin cambios en la información genética, puede haber cambios y trasmisión epigenética hereditable y eso se llama epigénesis”.
 
Motivado por la clínica, el acontecer médico y la preocupación por los pacientes, busca predecir, desde el punto de vista epigenético, el desarrollo tumoral metastático, lo cual es imposible de realizar con las biopsias. “Nosotros queremos saber cuáles son las huelas dactilares epigenéticas, qué cambios ellas hacen allá dentro del tumor, porque si lo sabemos podemos usar vitamina D3, C u otro compuesto para combatir ese cáncer”. 
 
Por su parte, destaca la idea de capturar esa mala epigénesis tumoral, de sangre, por métodos que ellos han creado y, mediante un solo paso, conformar un kit diagnóstico para su uso en Chile y el mundo. 
 
Con el objetivo de materializar este proyecto, el académico Rodríguez aclara que se tomaría la sangre de los pacientes diagnosticados por oncólogos para su diagnóstico epigenético, ya que la involución epigenética de las metástasis no puede ser estudiadas por biopsias, por ser estos núcleos metastáticos muy pequeños, de cerca de milímetro o medio milímetro. “Esas células metastáticos van a segregar cosas epigenéticas a la sangre, por tanto, la idea es capturar esa mala epigénesis de sangre, por métodos que nosotros hemos inventado, en un solo paso, y proveerle al Barros Luco y a la clínica el general un pronóstico de la evolución epigenética de este paciente, y ver si podemos utilizar alguna droga epigenética para combatir esas metastasis”, añade. 
 
Por Alexia Bórquez.