Académicos comparten estrategias que usan en sus clases para fomentar innovación

Abr
25
2018
Seminario de Innovación y Emprendimiento, organizado por la Vicerrectoría Académica, en colaboración con el Centro de Investigación en Creatividad y Educación Superior (Cices) y la Unidad de Innovación Educativa, hizo converger las experiencias de los académicos e investigadores visibilizando los espacios educativos de investigación, desarrollo tecnológico y docencia en los que se ha logrado potenciar la innovación y el emprendimiento.

Abrir un espacio de conversación entre los académicos, investigadores y estudiantes sobre la importancia de trabajar una investigación que apueste por la innovación y el emprendimiento, potenciando las herramientas y espacios de desarrollo de iniciativas, fue uno de los objetivos del Seminario de Innovación y Emprendimiento que se realizó en el Citecamp de la Universidad de Santiago de Chile.

La Vicerrectoría Académica, dirigida por Patricia Pallavicini, dentro de su Plan de Mejoramiento Institucional (PMI) USA 1502, plantea entre sus objetivos el fortalecimiento de la formación integral de los estudiantes con el sello educativo declarado en el modelo institucional.

Es por esto que, en colaboración con el Centro de Investigación en Creatividad y Educación Superior (Cices), dirigido por Mario Letelier; y la Unidad de Innovación Educativa (UNIE), se reunieron fuerzas para lograr converger experiencias de los diferentes académicos e investigadores, visibilizando los espacios educativos de investigación, desarrollo tecnológico y docencia en los que se ha logrado potenciar la innovación y el emprendimiento.

La actividad dirigida a toda la comunidad universitaria comenzó con el saludo de parte de la Vicerrectora Académica, para continuar con la exposición de Marcia Varela, encargada de los proyectos de Ingeniería 2030 de la Corporación de Fomento de la producción (Corfo), del Ministerio de Economía, Fomento y Turismo del Gobierno de Chile.

"Es necesario que los estudiantes vean la innovación como un determinante para llevar a cabo el conocimiento a la sociedad”, agregando que la visión de Corfo es “aumentar la productividad, innovación y crecimiento del país basada en la orientación del conocimiento", remarcó la expositora.

El seminario se estructuró en dos paneles: Docencia, titulado "Panel de conversación: Promover la innovación y el emprendimiento en nuestros estudiantes a través de la docencia", enfocado en mostrar experiencias significativas que los docentes tienen en las aulas de clases; e Investigación, titulado "Panel de conversación: Innovación y emprendimiento en el ámbito científico, tecnológico y profesional", asociado con el trabajo que han realizado los investigadores en innovación y emprendimiento.

Solucionar problemas

El primer panel contó con seis expositores: Claudio Ortiz, de la Facultad de Química y Biología; Felipe Torres y Daniel Gálvez, de la Facultad de ingeniería; Catalina Negrete, de la Facultad Tecnológica; Isidro Cornejo, de la Facultad de Ciencias; y Mauricio Guerra, de la Facultad de Administración y Economía.

Los académicos expusieron las diferentes herramientas que han utilizado en sus clases para el potenciamiento de la innovación, sirviendo como ejemplo para los diferentes asistentes.

Mauricio Guerra mencionó que "los estudiantes son creativos, y más aun jugando. Es por esto que hay que potenciarlos mediante temáticas que les sean cercanas, además de generar trabajos colaborativos para encontrar sus propias potencialidades".

Felipe Torres destacó que "es necesario encontrar métodos para que los estudiantes solucionen problemas, y para eso es importante que puedan conocer realmente el problema, además de desarrollar experiencias para que el trabajo de los alumnos perdure en el tiempo".

Por su parte, Catalina Negrete propuso trabajar mediante el aprendizaje basado en los problemas. Es decir, "se plantea una situación a responder, para adquirir nuevos conocimientos", añadiendo que "por lo general a los estudiantes les cuesta llevar sus conocimientos en la materialidad del mundo real, siendo un problema para que logren buscar una utilidad práctica a sus proyectos".

Con una mirada de futuro

El segundo panel contó con dos exponentes, y se enfocó en la materialización de la innovación y el emprendimiento, con una mirada en el futuro. De esta manera, enseñar a la comunidad, ejemplos en los que la investigación ha logrado ser un factor relevante.

La primera presentación fue comandada por la académica Carolina Bonacic, de Ingeniería en Informática, que presentó la iniciativa CITIAPS, que une tres disciplinas: informática, psicología y la neurociencia.

"Este es un espacio que no se restringe a solo académicos, sino que incluimos a los estudiantes de diferentes formas", sostuvo. "Nos encargamos de apoyar a los proyectos, para que estos nos sean simple y comunes, sino que tengan un sustento que pueda perdurar en el tiempo en cuanto a la investigación y el desarrollo", añadió Bonacic.

La académica Angélica Ganga, del Departamento de Ciencia y Tecnología en los Alimentos, fue la encargada de cerrar el panel. Enfocó su presentación en el trabajo que ha realizado en las levaduras con las que, durante el año pasado, lograron ganar una medalla de oro en el concurso catador de vinos.

Según Ganga, es de suma importancia "rescatar productos que se han ido quedando atrás en el tiempo", logrando realizar un trabajo interdisciplinario de biotecnología y enología que converge a estudiantes e investigadores de la Universidad.

Claudia Oliva, encargada de la Armonización Curricular por parte de la Vicerrectoría Académica y organizadora del evento, planteó que el propósito de esta actividad era presentar experiencias significativas, además de recoger las buenas prácticas en el área, ante lo que destaca que "siempre hay que estar fortaleciendo el sello educativo y esto responde al rediseño curricular y los perfiles de egreso, ya que el mundo está muy complejo y cambiante a la vez. Tiene un dinamismo que implica la nueva generación de espacios de creatividad y de innovación para poder dar solución a problemas complejos e interdisciplinarios".

Mario Letelier, quien también se encargó de la organización de la actividad, mencionó que "Chile es un país relativamente pobre, y para resolver sus problemas sociales, geográficos, demográficos, de infraestructura, educación, salud, entre otros es necesario invertir el Producto Interno Bruto (PIB), y aun así quedaría corto. Es por eso que el país necesita crear contenido innovador y emprendimientos. Se busca que los estudiantes tengan una predisposición, de tal manera que salgan con las ganas de hacer cosas nuevas, porque el mundo necesita muchas cosas que no están resueltas".

Es importante destacar que, tras 168 años de trayectoria, la Universidad de Santiago de Chile se ha caracterizado por ser una institución de educación pública que crea, preserva, difunde y aplica el conocimiento en pos del bienestar de la sociedad a través de la docencia, investigación y extensión, procurando alcanzar los más altos estándares de calidad, innovación y pertinencia.

Por: Alexia Bórquez
Fotografía: Fernanda Muñoz