Centro Innovo Usach: 11 años fomentando el emprendimiento científico y tecnológico

Nov
30
2017
Con más de una década de existencia, este centro de la Universidad de Santiago se ha convertido en un actor relevante en el ecosistema, pero no solo por la creación de nuevas empresas, sino también impulsado innovación con un marcado acento social.
Si bien hasta antes de 2006 en la Universidad de Santiago existían varias estructuras enfocadas a la vinculación con el medio, aún estaba pendiente dar mayor énfasis a la vinculación universidad-empresa. Por eso, al comienzo de su primer período, el rector de la casa de estudios, Juan Manuel Zolezzi, consideró como uno de los pilares estratégicos de la institución el fomento de la innovación y el emprendimiento. Así nació el Centro Innovo Usach.
 
De ahí en más comenzó un camino que hoy, 11 años después, no solo lo tiene como un actor relevante en el ecosistema nacional de innovación, sino también ha logrado imponer como sello principal la generación de empresas basadas en proyectos con un grado importante de dificultad, de base científica y tecnológica, negocios poco comunes pero que responden a necesidades del mercado.
 
“Nuestro desafío era apoyar negocios complejos, donde no existieran referentes. Cada uno de nuestros asesorados son emprendedores que desarrollan por primera vez ese producto o servicio, por lo tanto, hay poca información de mercado”, comenta Luis Lino, director general del Centro Innovo Usach.
 
De esta manera, este organismo asesora a los emprendedores y empresas y levanta financiamiento público para su desarrollo.
“Para conseguir este financiamiento el emprendedor debe contar con una institución que lo apoye. Tenemos el desafío de que este financiamiento sea bien invertido, somos garantes de eso, pero también de que el emprendimiento termine siendo una empresa y siga creciendo”, explica.
 
Un sistema de trabajo exitoso que queda demostrado en los más de 90 proyectos incubados y en los más de $4.000 millones que han movilizado.
 
-¿Cuáles son los principales logros en estos 11 años?
 
La consolidación interna que siempre es difícil y eso es un resultado concreto. Pero además nuestro modelo de desarrollo, que incluye modelo de negocio y gobernanza, con un directorio ad-honorem que siempre ha sido mayoritariamente privado, donde los mismos cuatro empresarios nos han acompañado durante estos 11 años, Raúl Benavente, Eduardo Nazer, Víctor Sanza y Alberto Sfeir, y eso es un logro.
 
Además, los enorgullece que sus incubados hayan sido reconocidos con varios premios a nivel nacional e internacional e incluso, por otros centros de innovación y emprendimiento. 
 
“Tenemos tecnología que en otros lados no tuvo cabida y que hoy está desarrollándose de manera global. Podemos mostrar formalización y ventas que antes no existían, negocios donde antes había un académico y ahora es un empresario. Ese es un tema no menor, porque puedes ayudarle en el negocio, pero también hay una transformación del ser humano y nos preocupamos de eso, porque es parte de nuestro modelo de desarrollo”, comenta.
 
INNOVACIÓN CON CONTENIDO SOCIAL
 
Si bien la finalidad de Innovo Usach es la generación de empresas y negocios con un alto potencial de innovación, también apuesta por proyectos con alto impacto social.
 
Esto quedó demostrado en un reciente estudio realizado por la universidad, que reveló que casi la mitad de estos emprendimientos tienen un carácter de innovación social.
 
“Si bien los proyectos que evaluamos eran sometidos a una rúbrica de decisión que tenía que ver con temas técnicos, siempre consideramos relevante un factor de evaluación relacionado con el impacto país. Un proyecto que quizás se veía económicamente rentable, pero que no aportara en eso, quizás no pasaba a la siguiente etapa, esto fue desde un principio”, recuerda Lino.
 
Sin embargo, el director reconoce que no habían dimensionado el alcance social de sus iniciativas hasta que la nueva política pública de innovación social del Estado definió esta materia.
 
“Quisimos saber cuántos de nuestros proyectos cabían en esta definición y nos llevamos la sorpresa de que cerca del 45% de nuestras decisiones tenían un impacto social relevante”, comenta orgulloso.
 
-¿Cuáles son los desafíos?
 
Aumentar nuestra eficiencia en el cómo ayudar a comercializar los productos y servicios de nuestros incubados. Hoy los apoyamos en la comercialización e internacionalización, pero ahora queremos, y es nuestro gran desafío, generar convenios con incubadoras o universidades de otras latitudes para formar puentes comerciales entre estos desarrollos y los nuevos mercados. Otro desafío es especializarnos en la economía de los nuevos negocios, que nos permita valorizar los negocios con mayor precisión e identificar aquellas variables críticas para el éxito del negocio.
 
 
Facturando $150 millones al año
 
A lo largo de los 11 años de vida de Innovo Usach son más de 90 los proyectos incubados, donde gran parte de éstos han terminado de manera satisfactoria, entre estos el proyecto realizado por Pablo González, estudiantes de ingeniería civil informática en la universidad, quien desarrolló Classtrack, sistema educacional que está rindiendo frutos y quien además ganó el concurso de emprendimiento Despega Usach 2015.
 
“Él llegó, como todos, con una idea, participó de una serie de desafíos que teníamos acá, lo incubamos, le captamos financiamiento público, le pusimos gestión interna, pero también lo acercamos con otros empresarios en nuestra red de mentores que es muy importante, empresarios que donan su tiempo, porque no le pagamos a ninguno y se fue desarrollando un negocio que hoy, después de tres años de apoyo, esta facturando más de 150 millones al año y está generando 20 puestos de trabajos al mes”, destaca Lino.
 
Classtrack es un software online (www.classtrack.cl) que permite planificar clases de forma similar a un calendario, incorporando la medición de objetivos curriculares y métricas de calidad, permitiéndole al docente la planificación de clases de manera detallada.