Dr. Julio Pinto: “La principal interrogante que nos aqueja hoy es cómo recuperar un mayor sentido de comunidad”.

Sep
5
2016
El jurado basó su decisión en su notable producción historiográfica en diversos campos de la disciplina, especialmente en historia social e historia de la República. De esta manera, el Dr. Julio Pinto Vallejos, se transformó en el primer Premio Nacional que recibe la Universidad de Santiago de Chile.
 
 
Por Valeria Osorio 
 
Fotografía: Departamento de Comunicaciones Universidad de Santiago de Chile 
 
El pasado 22 de agosto, el Dr. Julio Pinto Vallejos, académico del Departamento de Historia, recibió el Premio Nacional de Historia; reconocimiento que se entrega cada dos años a un investigador del área. 
 
El investigador de la Universidad de Santiago de Chile durante su trayectoria ha trabajado temáticas como la construcción del Estado de Chile, la formación y desarrollo del movimiento obrero y popular, las tensiones y crisis políticas que acompañaron a la sociedad chilena en el siglo XX, entre otros temas de interés para el país y América Latina.
 
Luego que la ministra de Educación, Adriana Delpiano, le anunciara que recibiría el galardón ha vivido semanas complejas, teniendo que atender a diversos medios de comunicación nacional, que se han interesado en destacar su trabajo. A pesar de su ocupada agenda quiso contar a la Vridei sus impresiones al respecto. 
 
1. ¿Cuál fue su impresión tras recibir el Premio Nacional de Historia y cómo contribuye esto a la Universidad de Santiago? 
 
Mi impresión personal es difícil de describir, en parte porque no esperaba el premio (había otros candidatos y candidatas muy fuertes), y en parte porque no estoy acostumbrado a tanta atención mediática, aunque afortunadamente ésta disminuyó sensiblemente con el correr de los días.  Para la Universidad, en cambio, pienso que es un hito importante, pues por primera vez se reconoce a nivel de premios nacionales a uno de sus académicos, y a través de eso, a todo el trabajo que nuestra institución viene desplegando desde hace ya mucho tiempo.  Habiendo muchas y muchos otros colegas, de todas las disciplinas que se cultivan en la Universidad, es de esperar que este reconocimiento marque una tendencia. 
 
2. En una entrevista que dio en el diario El Mercurio usted señaló que la Historia tiene sentido si responde las interrogantes del presente. Actualmente, ¿cuáles son las principales interrogantes presentes en el país y cómo pueden responder ustedes, por ejemplo, desde la historia social? 
 
Yo diría que la principal interrogante que nos aqueja hoy es cómo recuperar un mayor sentido de comunidad, superando el modelo individualista y mercantilizado que ha enmarcado nuestra convivencia social durante los últimos cuarenta años.  Esto supone no sólo fortalecer las instancias de participación ciudadana, sino también recuperar la noción de derechos sociales en torno a instancias tan vitales para la vida en sociedad como la educación, la salud, la cultura, la previsión, etc.  Otra problemática que se anuncia fuerte en estos días es la vulnerabilidad de nuestro modelo económico, muy desprotegido frente a las fluctuaciones externas y muy dependiente de una o dos exportaciones primarias. 
 
3. ¿Cuáles son, a su juicio, los desafíos pendientes en términos historiográficos en el país? ¿Considera que existen algunas temáticas que no han sido abordadas  o que, pese a haber sido tratadas, requieren ser leídas bajo otra óptica?
 
La investigación histórica normalmente responde a las preguntas que se formulan desde el presente, de modo que las opciones temáticas siempre están cambiando.  El problema es que para generar conocimientos relevantes se requiere de plazos no muy breves, que no siempre se ajustan a los apremios de la coyuntura. 
 
4. ¿Considera que su premio viene a reafirmar la importancia que ha jugado la Historia Social en los últimos años en el país, en el sentido de otorgar nuevas lecturas y nuevas preguntas en torno a cómo interpretamos nuestra historia reciente?
 
Sí lo veo como un reconocimiento a la Historia Social que venimos desarrollando junto a muchos otros colegas y estudiantes desde hacen ya bastantes años, y que afortunadamente ha sido bien recepcionada por la sociedad.  El premio efectivamente viene a simbolizar una suerte de ratificación de ese reconocimiento. 
 
5. También le han preguntado mucho sobre los buenos resultados que han tenido textos como "Historia secreta de Chile" de Jorge Baradit, que es catalogado como novela conspirativa. ¿Qué elementos permiten este buen resultado y por qué no le molesta que este tipo de producción tenga buenos resultados en comparación con otros historiadores que han considerado estos textos como desorientadores?
 
A diferencia de las ciencias de la naturaleza, las ciencias que estudian la sociedad tienen la obligación de aportar elementos para los grandes debates ciudadanos, y por tanto deben saber transmitir los resultados de su trabajo no sólo a los especialistas, sino al público interesado en general.  En esa tarea, que no siempre se armoniza bien con las normas de rigurosidad metodológica y profundización erudita propia del trabajo científico, libros como el de Baradit (pero también otras herramientas análogas, como el cine, las teleseries, los cómics, etc.) pueden cumplir una función muy importante, siempre y cuando se atengan a parámetros elementales de veracidad de la información que se difunde, y reconocimiento de las autorías de donde se obtiene dicha información. 
 
6. También realizó una analogía entre el ciclo del salitre y lo que actualmente pasa con el cobre, indicando que esa analogía nos va a costar muy caro ¿Qué ciclo debería iniciar el país y si considera usted que aún estamos a tiempo de revertir en algo esta situación?
 
Dado el marco de economía abierta y basada en las exportaciones primarias en que nos hemos movido estas últimas décadas, no es fácil imaginar soluciones profundas y duraderas para el problema que se plantea, las que implican cambios estructurales que seguramente provocarían serias resistencias de parte de intereses muy poderosos.  Pero cualquier protección que pueda levantarse para evitar la violencia de estos factores cíclicos necesariamente supone una diversificación de nuestras exportaciones, un mayor valor agregado de nuestros productos, una mayor atención al mercado interno, y un papel un poco más activo del Estado. 
 
 
Jurado
La comisión evaluadora que dirimió este galardón fue encabezada por la ministra de Educación, Adriana Delpiano, e integrada además por el rector de la Universidad de Chile, Ennio Vivaldi; Patricio Sanhueza Vivanco, rector de la Universidad de Playa Ancha y nominado por el Consejo de Rectores (CRUCH); Santiago Lorenzo Schiaffino, representante de la Academia Chilena de Historia; y Sergio González Miranda, que obtuvo el reconocimiento en 2014.
 
Homenaje 
 
Este martes 6 de septiembre, a las 11.00 horas en el Salón Armando Quezada de la Universidad de Santiago de Chile, la Facultad de Humanidades y LOM Ediciones, rendirán un homenaje al Dr. Julio Pinto Vallejos.