Facultad Tecnológica de Universidad de Santiago de Chile suscribe convenio con INIFAT de Cuba

Abr
13
2018
Firma se realizó en la jornada inaugural del Seminario Internacional sobre Biodiversidad: “Impacto de la biodiversidad y de las prácticas de comercialización en sistemas agrícolas familiares”, que se realizó el 11 y 12 de abril en la Vicerrectoría de Vinculación con el Medio (VIME). Académicos, investigadores y productos agrícolas debatieron sobre la importancia de promover sistemas de cultivo, venta y distribución que permitan preservar el medio ambiente.

Generar un debate en torno a buscar fórmulas para vincular la preservación de la biodiversidad con la promoción de la comercialización y ventas que incrementen la producción de los sistemas de agricultura familiar fue uno de los objetivos del Seminario Internacional sobre Biodiversidad: “Impacto de la biodiversidad y de las prácticas de comercialización en sistemas agrícolas familiares”, que se realizó este miércoles 11 y jueves 12 de abril en la Vicerrectoría de Vinculación con el Medio (VIME).

Académicos, investigadores y campesinos especializados en el área de agricultura participaron en el encuentro con el objetivo de discutir sobre la importancia de promover sistemas de cultivo, venta y distribución que permitan preservar el medio ambiente, la diversidad de especies y calidad de los alimentos.

Durante dos días los investigadores de nuestra Universidad con sus pares del Instituto de Investigaciones Fundamentales de Agricultura Tropical “Alejandro Humboldt” (INIFAT) de Cuba pudieron compartir sus experiencias en este ámbito. En la jornada inaugural la Facultad Tecnológica de la Universidad de Santiago de Chile, representada por su decano Dr. Julio González, y el INIFAT, encabezado por su directora Yanisbell Sánchez, firmaron un convenio de colaboración.

A la ceremonia inaugural asistieron el vicerrector de Investigación, Desarrollo e Innovación, Dr. Claudio Martínez; el decano de la Facultad Tecnológica de la Universidad, Dr. Julio González; la directora del INIFAT; Yanisbell Sánchez; Oficial Forestal de FAO y Oficial Técnico de proyectos de biodiversidad en Chile y la región, Hivy Ortiz, y el académico del Departamento de Gestión Agraria, Luis Sáez, organizador del encuentro.

 “Sello de nuestra universidad”

El Dr. Claudio Matínez abrió el seminario remarcando que la Universidad de Santiago de Chile realiza “investigación de excelencia, pertinente a las necesidades del país, una investigación que no solo tiene un impacto científico o tecnológico, sino que tiene aplicaciones concretas en la sociedad”. Precisamente es en este marco, indicó, que comenzó la relación con el instituto cubano.

“Me enorgullece y felicito que en la formación de esta red de colaboración se haya privilegiado generar un trabajo con productos concretos que beneficien a la sociedad, que es la impronta de nuestra casa de estudio, y que ahora firmemos un convenio de colaboración que nos reportará muchos beneficios a todos”, manifestó.

El vicerrector de Investigación, Desarrollo e Innovación puso de relieve que este tipo de actividades “reflejan el sello de nuestra Universidad”. Invitó a los académicos a participar activamente “y a pensar en ideas para continuar avanzando en la red generada”. Invitó especialmente a los estudiantes “para que capturen conocimientos y entiendan cómo los contenidos teóricos de sus asignaturas se aplican en acciones concretas que, en definitiva, nos permiten cumplir con nuestra lema: ‘Formando personas para transformar el país’”.

El decano de la Facultad Tecnológica, Dr. González, destacó la red de colaboración que se ha gestado entre nuestra casa de estudio y el organismo cubano, con los cuales han realizado ya algunas acciones como este seminario internacional.

 “El trabajo se ha iniciado desde el Departamento de Gestión Agraria y para ampliar la participación de nuestras académicas y académicos hemos firmado el convenio a nivel de la Facultad Tecnológica, así a la investigación relacionada con la comercialización, desarrollo de la agricultura campesina y alimentación saludable ahora tendremos también la posibilidad de incluir nuevas líneas, como por ejemplo, desarrollo organizacional y gestión de personas, diseño en el ámbito industrial, publicidad y comunicación estratégica y las diversas especialidades asociadas a nuestra carrera profesional de tecnología. Todo esto con el importante enfoque instalado que es proteger y ampliar la biodiversidad”, detalló.

La directora de INIFAT, Yanisbell Sánchez, destacó que la institución que encabeza cumplió recientemente 114 años y que el convenio que se suscribe “es la realización de un sueño”. “El convenio que firmaremos ofrece otras oportunidades dada las diferentes disciplinas que se trabajan en la Facultad Tecnológica de la Universidad de Santiago de Chile. Trabajaremos en conjunto para hacerlo realidad”, recalcó.

Se procedió luego a la firma del citado convenio de colaboración. En 2014 nuestra casa de estudio comenzó su relación con INIFAT, institución que brinda servicios de investigación científica, asesoría y capacitación para la transferencia de tecnología e innovación tecnológica bajo un enfoque agroecológico.

Su misión fundamental es contribuir al fortalecimiento y desarrollo sustentable de la agricultura y a la conservación y control de los recursos fitogenéticos y de microorganismos, mediante la gestión de conocimientos, productos y servicios científico –técnicos sobre bases agroecológicos, con énfasis en la Agricultura Urbana, Suburbana y Familiar.

El nexo entre nuestra Universidad y el instituto cubano se produjo algunos años antes, cuando el académico Luis Sáez, del Departamento de Gestión Agraria, comenzó a explorar y aprender aspectos del sistema de comercialización de agricultura en dicho país.

Justamente en este mes se está iniciando uno de esos proyectos en el que se ha concretado esta alianza, que lleva por nombre Transferencia “Filoextractos de hierbas medicinales en el secano costero”. Ya han viajado a Chile una veintena de campesinos, productores agrícolas y profesionales de Cuba para visitar las experiencias que se desarrollan en nuestra casa de estudio y profesionales nuestros a su vez se han trasladado a la isla en el marco de este intercambio.

“Es posible hacer agricultura conservando la biodiversidad”

La directora de INIFAT, Yanisbell Sánchez, desarrolló posteriormente la ponencia “Sistema Nacional de Áreas Protegidas para Cuba y las relaciones entre comunidades humanas y sistemas ecológicos”.

La ingeniero agrónomo reseñó cómo ha sido el cambio de mirada de los campesinos de su país que han tomado conciencia de lo que significa vivir en áreas protegidas. El compromiso de ellos ha quedado demostrado, por ejemplo, con su autonomía para desarrollar iniciativas: organizaron una feria de semillas que antes eran llevadas a cabo por el instituto. “Les confieso que la feria de ellos quedó mucho mejor, la hicieron como ellos querían”, indicó Sánchez.

Refiriéndose al vínculo con Chile sostuvo que han recorrido algunas partes del territorio. “El intercambio va en las personas, que se conozcan, que hablen, eso no se sustituye con nada”.

“Sí es posible hacer agricultura, conservar la biodiversidad y que las comunidades vivan bien”, destacó la directora del INIFAT.

El Dr. Francisco Zorondo, del Departamento de Gestión Agraria de la Facultad Tecnológica, se refirió luego al “Sistema Nacional de Áreas Protegidas para Chile y las relaciones entre comunidades humanas y sistemas ecológicos”, enfocando su cátedra en las percepciones existentes en torno al tema.

El académico reflexionó acerca de cómo los medios de prensa ofrecen ideas negativas respecto de la fundación de áreas protegidas, y mediante datos precisos, explicó cómo éstas impactan positivamente en el desarrollo humano de las comunidades cercanas.

Amparándose en cifras, el investigador demostró cómo la presencia de áreas protegidas ayudó a reducir el índice de pobreza en Tailandia y Costa Rica hasta en un 1%. Según dijo, el valor económico de las áreas protegidas en Chile era de US$2.049 millones por año, y sin embargo, el país está entre los 10 países con peor financiamiento para la conservación ecológica, con menos de un dólar por cada hectárea.

Hivy Ortiz, encargada forestal de la FAO, puso de relieve la importancia de la biodiversidad para la plantación de alimentos. Resaltó que solo 14 de 30 mamíferos y aves domesticadas proporcionan el 90% de los recursos ganaderos en el mundo; de 88 mil especies de árboles, solo se ha estudiado el 1% para beneficios, y que 30 mil tipos de plantas terrestres representan el 80% de la dieta humana.

La profesional del INIFAT, María Elena Herrería, detalló las legalidades que constituyen las estrategias de biodiversidad en Cuba, poniendo énfasis en decretos específicos de ley sobre convenios entre agricultores e instalaciones hoteleras, patrimonio y responsabilidades del estado en materia de apoyo a los campesinos.

Posteriormente, presentaron sus ponencias las representantes de la Oficina de Estudios y Políticas Agrarias (ODEPA), Pilar Eguillor y Teresa Agüero. La primera dictó una cátedra sobre estrategias de valor agregado, con la que se invita a los campesinos a resaltar las cualidades distintivas de sus propios productos y así hacer un impacto más potente en el mercado.

Agüero, por su parte, habló sobre la estrategia de los Sistemas Importantes del Patrimonio Agrícola Mundial (SIPAM), designios aplicados a zonas y paisajes “ricos en diversidad biológica que poseen características culturales, de biodiversidad y conocimiento tradicional”. La delegada del Ministerio de Agricultura ejemplificó el funcionamiento de estas instituciones con el caso de Chiloé, reconocida zona SIPAM del país.

Maribel González-Chávez, investigadora del INIFAT, realizó la exposición “Estrategias de comercialización para conservar la biodiversidad en Cuba”, donde explicó con detalle los pasos que el instituto siguió junto a los campesinos para optimizar sus técnicas de cultivo, formas de venta y distribución. Valoró la ayuda del académico Luis Sáez que brindó conocimientos y nuevas propuestas a los agricultores.

La experiencia de los productores agrícolas

Los campesinos chilenos Delfín Toro y Ximena Guzmán hablaron en la ocasión de su experiencia en este trabajo colaborativo con el instituto cubano.

Toro dio a conocer su proyecto Agrolimpio, finca de verduras agroecológicas, para ejemplificar cómo realizar producción agrícola y preservar la biodiversidad al mismo tiempo. Describió también las iniciativas de cultivo y uso de la hoja de quínoa que está en proceso de desarrollar junto al Departamento de Gestión Agraria.

Ximena Guzmán, oriunda de San Fernando, se centró en su experiencia personal como agricultora agroecológica. Es presidenta de la Unión Nacional de la Agricultura Familiar (UNAF) y colaboradora con la Usach en el Agrovoluntariado, programa que invita a estudiantes de Ingeniería en Agronegocios de la universidad a involucrarse con las labores de cultivo en terreno. En su charla comentó las dificultades que encuentran las mujeres en el mundo de la agricultura, e instó a los estudiantes a trabajar en aquello que los hiciera más felices en lugar de buscar ganancias económicas.

Agustín Infante, profesional del Centro de Educación y Tecnología (CET) de Biobío, cerró con la ponencia “Manejo de Recursos Naturales para un enfoque territorial”, en la que destacó los progresos hechos en la VIII Región al adoptar nuevas prácticas en el trato de las tierras, tales como rescate de semillas, fomento de invernaderos y huertos orgánicos, sistemas agroforestales, entre otros. El seminario concluyó con un panel de discusión.

Por: Patricia Schüller, Camilo Pérez.
Fotografía: Fernanda Muñoz.