Innovadores envases para el mercado de los berries son creados en la U. de Santiago

Dic
12
2014
Mediante el trabajo colaborativo entre la universidad y la industria, se desarrolló el ciclo completo de producción de envases de última tecnología para la exportación de berries.
En las últimas décadas, la industria de los envases se ha vuelto altamente sofisticada. Hoy, los envoltorios han dejado de tener como única función preservar un producto, vinculándose también con aspectos de conveniencia, marketing, reducción de material, seguridad, inviolabilidad y conciencia ambiental.
 
En los últimos años, la mayoría de los esfuerzos de esta industria se ha centrado en el desarrollo de las tecnologías de envasado activo y en la aplicación de nanotecnología. El mercado chileno está atento a estas tendencias y ha incorporado innovaciones en el proceso, como lo es el uso de la atmósfera modificada. En paralelo, desde las universidades y centros de investigación se observan esfuerzos científicos en el área de envases activos que intentan atender a las exigencias del mercado de alimentos.
 
Ese es el caso de la Universidad de Santiago de Chile, Hortifrut y la empresa de envases Typack, que llevaron a cabo un proyecto para elaborar un producto que respondiera a las necesidades del mercado de los berries. En Chile estos frutos son de gran calidad, pero presentan una vida útil corta, lo que dificulta su comercialización y exportación a mercados internacionales, principalmente por el desarrollo de hongos (Botrytis Cinerea).
 
Este equipo, liderado por la Dra. María Paula Junqueira, académica e investigadora del Departamento de Ciencia y Tecnología de los Alimentos dela U. de Santiago, se propuso el objetivo de desarrollar un envase activo, con capacidad antifúngica, especialmente contra la Botrytis Cinerea, que permita incrementar la vida útil de los berries, así como su calidad e inocuidad, utilizando material de impacto ambiental positivo, con un precio competitivo respecto al de los envases que utiliza la industria actual. Todo ello sin modificar significativamente la línea de producción actual de los envases ni su forma de uso habitual.
 
La Dra. Junqueira cuenta que el desarrollo del proyecto, llamado “Extensión de la vida útil de berries frescos mediante el uso de envase eco-activo”, que fue financiado por Fondef y que, además, contó con aporte de la universidad, Typack y Vital Berry, permitió llegar a una tecnología que incrementa la vida útil poscosecha de las frambuesas en rangos de 50% a 100% más que el estándar actual, sin adulterar el aspecto del envase ni las características organolépticas de la fruta. 
 
Los resultados fueron obtenidos a un costo marginal inferior al 1% del envase estándar y con uso de material 100% reciclable. Este desarrollo tecnológico fue patentado en Chile, además de Europa, México y Estados Unidos. “Todavía no hay un envase así en el mercado, por lo que estamos transfiriendo la tecnología a través de una licencia inicialmente en Chile”, afirma la investigadora.
 
Desde el laboratorio al mercado
 
Erica Alarcón, miembro del equipo investigador, participó activamente en el trabajo de laboratorio. “Cuando empecé, el agente antifúngico ya había sido seleccionado, por ser un producto GRAS (reconocido como seguro para las personas), por presentar eficiencia contra la Botrytis y por ser de bajo costo, pero se debían determinar ciertos parámetros microbiológicos y fisicoquímicos antes de producir el envase a escala piloto, como determinar la concentración mínima inhibitoria del agente, el porcentaje a ser incorporado en la solución que bañaría el material del envase y qué cantidad del agente efectivamente se quedaba incorporado en la superficie del envase”, explica.
 
Una vez producido el envase a escala piloto, su trabajo fue realizar pruebas microbiológicas in vitro e in vivo que demostraran la efectividad del envase antifúngico contra el desarrollo de la Botrytis y pruebas mecánicas, térmicas y ópticas para comprobar que el método de incorporación del agente al material del envase no provoca alteraciones significativas cuando es comparado con el envase tradicional.
 
Typack, empresa nacional especializada en la producción de envases para el sector frutícola, jugó un rol de asesor técnico en dos aspectos fundamentales durante este proceso: cuando se debió definir cómo incorporar el antifúngico a los productos terminados y cuáles debieron ser las características del envase a fin de que conservara sus cualidades y características físicas para que la idea fuera comercialmente viable.
 
Chile es un país con un fuerte desarrollo económico en materia de productos agrarios. Dada su ubicación en el mapa, es muy relevante la opción que ofrece este envase, ya que otorga varios días más de condición comercial a la fruta y libre de hongos, frente a un producto que no cuenta con estas propiedades, protegiendo a la fruta que contiene incluso mientras está en la góndola o refrigeradores del cliente final”, explica Enrique Hargreaves, gerente comercial de Typack.
 
Las expectativas de este innovador desarrollo tecnológico es la transferencia exitosa al mercado nacional e internacional. De esta forma se buscará favorecer a la industria frutícola y la exportación de berries nacionales.