Proyecto Argos: iniciativa informática de la Universidad de Santiago Chile potencia la participación ciudadana para resolver problemas públicos

Dic
3
2018
En la mitología griega, Argos es un guardián con cien ojos para resguardar al mundo. este proyecto, que utilizará redes sociales como Telegram, lleva dicho nombre porque espera que esta aplicación se convierta en miles de ojos capaces de observar la realidad para aportar información de la ciudadanía.

Basado en la “colaboración abierta de tareas” o el “Crowdsourcing”, el Proyecto Argos es una iniciativa que utiliza las redes sociales como Telegram para recabar información, entregada voluntariamente por la ciudadanía, para mejorar servicios o políticas públicas.

A partir del proyecto CORFO Mundo Senior, adjudicado por el equipo de la Usach, que pretende, según cuenta la Dra. Carolina Bonacic, académica del Departamento de Ingeniería Informática de la Universidad de Santiago de Chile (Usach) e investigadora de CITIAPS, “construir un ecosistema para facilitar procesos y vínculos a través de aplicaciones de Software robustas, flexibles y adaptables a las necesidades de distintos usuarios, en particular los adultos mayores y fundaciones asociadas”, comenzó el llamado Argos.

Este proyecto se basa en la Comprensión de las dificultades que muchas veces tienen los organismos públicos y fundaciones para obtener una retroalimentación de los servicios que brindan. Por ello, las y los investigadores del Departamento de Ingeniería Informática y el equipo CITIAPS, dentro del conjunto de aplicaciones que desarrollaron para el proyecto descrito, crearon un sistema de Crowdsourcing, utilizando redes sociales, con el fin de mejorar la participación ciudadana.

 

Argos: El guardián de cien ojos

En la mitología griega, Argos es un guardián caracterizado con cien ojos para resguardar al mundo. Según la académica, este proyecto lleva dicho nombre porque espera que efectivamente esta aplicación se convierta en miles de ojos capaces de observar la realidad, no desde la vigilancia punitiva –advierte-, sino de la que aporta para la información de la ciudadanía.

Según la Dra. Bonacic, “comprendemos el uso que hoy se le puede dar a las plataformas comunicacionales y, ante la posibilidad de desarrollar otra aplicación que podría generar rechazo en la población, preferimos utilizar lo existente para potenciar los protocolos que efectuamos”.

Para ello “la ciudadanía, que son nuestros colaboradores, envían información ante distintos temas, los que pasan por un filtro programado que secciona la información mediante un sistema de clasificación y que los envía a un ‘curador’, es decir, un o una experta que establece procedimientos de acción”.

 

Alianza estratégica

Una de los primeros casos que desarrollaron los investigadores fue la vinculada a las empresas eléctricas, para colaborar durante las situaciones de catástrofe o cese de suministro. Para esto fue fundamental la alianza con el Departamento de Ingeniería Eléctrica, a través del investigador Dr. Humberto Verdejo.

De esta manera, en conjunto con el Dr. Verdejo se implementó una metodología que permite a las y los voluntarios enviar a través de Telegram información sobre las fallas que, como se dijo anteriormente, es seleccionada y tratada por la persona experta que establecerá la forma de proceder.

La Dra. Bonacic declara que “el impacto es enorme, dado que el mecanismo que hemos establecido con Ingeniería Eléctrica, permitiría a las empresas de suministro identificar fallas y repararlas en el menor tiempo posible, estableciendo las formas a operar. Esto ha sido un trabajo sostenido con las distintas municipalidades que han colaborado para el desarrollo del proyecto”.

Esta idea “genera un enorme impacto, porque empodera a la ciudadanía sobre sus mismas problemáticas, reduciendo así la asimetría de información que existe entre la comunidad y las empresas de suministro eléctrico, en este caso en particular. Para ello, es fundamental la participación tanto de las y los voluntarios, como de las mismas municipalidades y otros actores del área”.

 

Proyectando el futuro

Ante las enormes potencialidades del proyecto, la académica declara que Argos “es mucho más grande de lo que aparenta, siendo posible de usar en una multiplicidad de actividades”.

Una de los próximos pilotajes previstos es el que se efectuará con el Servicio Nacional de Turismo (SERNATUR), con sus políticas para el Adulto Mayor, en donde los voluntarios pueden aportar con información de sus estadías en los viajes para poder mejorar los servicios que brinda el Estado.

En la misma línea, Argos también podrá colaborar a generar distintas formas para mejorar la comunicación nacional de diversos organismos públicos, “tanto en términos de información, seguridad o institucionalidad, cuestión importantísima para el desarrollo de políticas públicas transparentes” que, según dice la Dra. Bonacic, “empodera concretamente a la ciudadanía”.

 

Por Javier Fernández B.

En la fotografía: Actividad de inducción en Municipalidad de Peñalolén. Cortecía del Departamento de Ingeniería Eléctica.