Universidad de Santiago apoya proyecto del Laboratorio subterráneo ANDES

Sep
26
2016
• Argentina, Brasil, Chile y México, serán los países beneficiados cuando se concrete el Laboratorio Andes, proyecto científico que espera ser integrado en la planificación de la construcción del Túnel Internacional de Agua Negra.
 
• La Universidad de Santiago de Chile se encuentra entre las instituciones chilenas que han manifestado su interés de colaborar en la construcción y operación de este ambicioso proyecto científico que se transformaría en el primero de su tipo en el hemisferio sur. 
 
Por Valeria Osorio 
 
El Túnel Internacional de Agua Negra es una de las obras viales más esperadas en el último tiempo, ya que es pieza fundamental del segundo corredor bioceánico que unirá el Atlántico con el Pacífico en la región de Coquimbo en Chile y la Provincia de San Juan en Argentina. Un espacio altamente significativo también para la investigación científica nacional e internacional, pues ahí se espera que sea instalado el Laboratorio ANDES (Agua Negra Deep Experiment Site) que reunirá a la comunidad científica de cuatro países latinoamericanos. 
 
La particularidad de este laboratorio subterráneo es que será instalado en un terreno de gran profundidad, a más de 1.750 metros bajo la Cordillera de Los Andes, los que son muy escasos en el mundo y que cuentan con las condiciones óptimas para la realización de experimentos que no pueden llevarse a cabo en la superficie producto de los rayos cósmicos. 
 
El Laboratorio Andes albergará varios experimentos en una caverna principal, una secundaria sobre cuatro pisos, y una tercera cilíndrica, abarcando 2.500 m2 de superficie subterránea. Su planificación será integrada a la del túnel para reducir costos de construcción y operación. 
 
El Dr. Claudio Dib, coordinador en Chile del proyecto y académico del Departamento de Física de la Universidad Técnica Federico Santa María, visitó nuestra Universidad para participar de una nueva versión del Ciclo de Coloquios de Física, donde aprovechó de contarle a sus pares y estudiantes del área los alcances de esta propuesta.
De acuerdo al especialista que Chile se sume a esta iniciativa sería muy positivo, pues brindaría prestigio científico al país, generaría integración en la región, promovería la formación y retención de capital humano avanzado, además del desarrollo de alta tecnología. 
 
Si bien no hay una fecha estimada para su implementación, la comunidad científica, que trabaja desde el año 2009 en esta propuesta, tiene la expectativa que se concrete aunque sean otras generaciones de investigadores las que lideren el proceso. 
 
En relación a este tema, el Dr. Dib planteó que “los científicos van a seguir entusiasmados con esta iniciativa mientras siga la posibilidad, porque no es el proyecto de una persona sino el proyecto de una comunidad”.
 
Ciencia Made in Chile 
 
Uno de los puntos más destacados por el coordinador del proyecto en Chile es la oportunidad que brindará el Laboratorio ANDES para formar nuevos especialistas en el país, además de transformarse en una plataforma que dé visibilidad a la ciencia local y regional. 
 
“La visibilidad de la ciencia también es importante y hace que la gente se interese y sienta que Chile es un país en que se puede hacer ciencia, eso es muy importante para la motivación de los jóvenes. Tener la visión de que uno puede hacer ciencia hace que la gente se quede, es un impacto enorme”, comentó el académico. 
Finalmente, declaró que “hace falta que se convenza  la gente del gobierno que tiene que tomar cartas en el asunto. Ellos tienen que valorar esto, y si lo valoran tomar las riendas y sacarlo adelante”.