U. de Santiago busca mejorar las estrategias de mantenimiento industrial con inteligencia computacional

A través de algoritmos y herramientas de inteligencia computacional, el Centro Inteligencia Computacional Aplicada a la Gestión de Activos Industriales (ICGAIN) pretende simular escenarios posibles en materia de equipamiento para una mayor gestión del mantenimiento industrial. El programa, que surgió el 2016, se propone como un espacio de trabajo interdisciplinario para estudiantes, académicos e investigadores de la Facultad de Ingeniería.

Contribuir al fortalecimiento industrial del país y la sociedad en general, a través de la investigación, desarrollo y transferencia de tecnología en el área de gestión de activos industriales, es el objetivo principal del Centro Inteligencia Computacional Aplicada a la Gestión de Activos Industriales (ICGAIN) de la U. de Santiago. Su actual director, el Dr. Gonzalo Acuña, destaca el empleo de las técnicas de inteligencia computacional para estos propósitos: "Lo que nosotros hacemos es trabajar con algoritmos y herramientas de la inteligencia computacional para predecir el comportamiento de variables relevantes de los equipos industriales que se están tratando de mantener".

La gestión de activos industriales se ha desarrollado como una disciplina orientada a mejorar el mantenimiento de equipos en empresas del sector productivo. Por esta razón, en los últimos años se ha posicionado en el área industrial chilena, ya que trae beneficios y mejoras para los negocios: "La necesidad de ahorrar en mantenimiento hace que sea importante ver cómo gestionar la mantención de mejor manera. Es cómo no estar manteniendo un equipo más allá de lo necesario, o cómo evitar que el equipo falle, porque eso significa que hay que hacer una mantención reactiva, que a veces es muy cara", señala el académico del Departamento de Ingeniería Informática.

Frente a la amplia gama de centros especializados en gestión de activos industriales que se han posicionado en el mercado, el ICGAIN busca ser un elemento de juicio adicional que les pueda ayudar a las empresas a tomar mejores decisiones mediante la inteligencia computacional: "Le podemos ofrecer a la gente que toma decisiones, la posibilidad de que ellos simulen un cierto escenario a una distancia de días -incluso semanas-, para que puedan prever si un equipo tiene tendencias a fallar en el corto plazo o no, y a partir de eso tomar una decisión de qué hacer con el mantenimiento", menciona el Dr. Acuña.

El Centro destaca por el trabajo multidisciplinario entre académicos y estudiantes de diferentes departamentos del plantel: "En nuestra composición como Centro estamos participando gente del Departamento de Ingeniería Química, Ingeniería en Minas, Ingeniería Industrial e Ingeniería Informática", según el académico. Esto es lo que ha permitido realizar un trabajo completo e integral para la gestión de activos industriales, sin embargo, no se descarta el vínculo con otros programas de la casa de estudio: "Pretendemos expandirnos a otros departamentos y facultades".

Actualmente, ICGAIN se encuentra en el primer año de un proyecto adjudicado a la Corporación de Fomento de la Producción (Corfo) sobre manufactura avanzada, con fecha de término para el 2023. En él se pretende aplicar las herramientas ya elaboradas y probadas en proyectos anteriores para apoyar a la industria manufacturera: "Vamos a aplicar bastantes de las cosas que ya sabemos hacer ahora con aplicaciones en manufactura, y estamos tratando de encontrar otras empresas del rubro para poder aplicar las mismas ideas", destaca el investigador.

 

Interdisciplinariedad al servicio de problemas industriales

El programa-Centro de la Facultad de Ingeniería surgió el 2016, luego del término del Fondo de Fomento al Desarrollo Científico y Tecnológico (Fondef) adjudicado "Herramienta de predicción de indicadores de disponibilidad para la gestión de activos mineros". Desde entonces, ha colaborado en diversos proyectos multidisciplinarios de base científico-tecnológica, relacionados a la gestión de activos industriales, especialmente en el área de la minería.

Para el director del Centro, los resultados han sido prometedores para las empresas con las que han trabajado, pues los algoritmos efectivamente ayudan en la toma de decisiones. Sin embargo, es necesario seguir desarrollando este trabajo para acercarlo a los clientes: "Yo creo que todavía es un tema inmaduro, que está creciendo y que falta. Hay todo un trabajo político de convencer a los usuarios y los operadores de que utilicen estas herramientas, y que los van a ayudar. Yo diría que nos falta todavía un poco de esfuerzo para lograrlo", recalca el investigador.

El trabajo con estudiantes de pre y postgrado ha sido uno de los aportes que el programa ha generado en la Facultad de Ingeniería, lo que representa uno de los aspectos más formativos de ICGAIN: "Todo lo que nosotros vamos haciendo de alguna forma ha sido fruto del trabajo de muchos memoristas y tesistas a lo largo de estos años, así que ahí también difundimos un poco hacia la docencia", señala el director del Centro.

El aporte de ICGAIN es generar soluciones industriales -declara el Dr. Acuña-, algo que, sin duda, representa uno de los sellos de las U. de Santiago: "Creemos que interpretamos de alguna manera nuestra identidad como Universidad y Facultad, abocándonos a problemas realmente industriales. Salimos a trabajar con los empresarios, y tratamos de convencerlos de que lo que nosotros podemos hacer puede ser útil en sus empresas", menciona.

 

Sobre el Centro
Más información sobre el Centro Inteligencia Computacional Aplicada a la Gestión de Activos Industriales (ICGAIN) de la U. de Santiago, se puede leer en el siguiente link.

 

Por Javiera Mateluna